Para la presentación de tartas, pasteles y bizcochos, así como aperitivos salados, proporcionando un toque de estilo y elegancia a los platos. Las grandes quedan geniales usadas como bajo platos, en combinación con el color de la vajilla.