De pie corto o pie largo y en colores tan diversos que podrás combinarlas con la vajilla,  el contexto y el  tipo de celebración. Nada es tan elegante como beber en una copa, por muy desechable que sea. Además, al ser transparentes, quedan geniales para presentar aperitivos, postres y helados.