Estos moldes son ideales para presentar  los panes, bizcochos o helados con un toque de elegancia  y de manera sencilla, ya que admiten horno y congelador, de forma que puedes cocinar con antelación y descongelar cuando lo necesites. Igualmente, son un contenedor original de aperitivos y chucherías, desde una ensalada a cualquier pica-pica,  porque el cartón es impermeable y está encerado.