Los bajo platos son imprescindibles para cualquier mesa de fiesta. Realzan la vajilla y  añaden un toque de distinción a la decoración de la mesa. Pueden ser de  papel,  tela o plástico. Combinados con acierto son uno de los accesorios fundamentales para componer una mesa. Con su uso, se pasa de lo corriente a lo sofisticado.